Tres décadas de Análisis Plural

Jorge Valdivia García[*]

La llegada de Carlos Salinas de Gortari al poder, el reconocimiento jurídico a las iglesias y la reanudación de las relaciones diplomáticas con el Vaticano, el “error de diciembre”, la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y su impacto, el levantamiento armado indígena en Chiapas y los diálogos por la paz, el final de la “dictadura perfecta” y el regreso del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a Los Pinos, el ataque a las Torres Gemelas y sus consecuencias, la guerra contra el narcotráfico, el surgimiento de las autodefensas, la desaparición de los 43 de Ayotzinapa, la fuga del “Chapo” Guzmán, la visita del papa Francisco y de sus dos antecesores, el enfrentamiento con Donald Trump, los macro sismos que afectaron a la capital y centro del país, los descalabros y triunfo final de Andrés Manuel López Obrador en su búsqueda de la silla presidencial, son parte de los relevantes acontecimientos que han desfilado por las páginas de Análisis Plural, que, en 2018, celebra tres décadas de publicación.

La colección Análisis Plural ofrece un análisis semestral de los hechos más sobresalientes que afectan a México, desde distintas ópticas y sobre diversos ámbitos, realizado por un grupo multidisciplinario de expertos, a través de artículos de opinión y estudio, que en conjunto intentan dar sentido y explicar lo acontecido, para comprender mejor la realidad nacional.

Este es el objetivo y reto que se plantea en cada número de la colección. Se cumple gracias al generoso apoyo de un sinnúmero de colaboradores que se han sumado a este esfuerzo a lo largo de los años y que, con su compromiso, talento, aportaciones críticas, puntuales y documentadas, permiten que Análisis Plural se mantenga vigente y sea una memoria viva y analítica de la historia reciente del país, con un alcance cada vez mayor y nuevas metas por alcanzar, según se verá a continuación.

  1. Un hombre, un objetivo, un legado

La colección Análisis Plural ve la luz en la década de los años ochenta del siglo XX, de la mano del padre Jesús Vergara Aceves, SJ (†), quien a mediados del decenio funda en la Ciudad de México

[…] junto con un grupo de abogados, economistas y sociólogos, el Centro Tata Vasco […] [donde] debatían y proponían maneras de llevar a la práctica la ética y la moral católicas en el contexto sociocultural del país. Para difundir esas discusiones, creó la revista Análisis Plural, la cual recoge los hechos más relevantes de cada semestre y los somete al juicio de académicos de distintas universidades del país”.[1]

Desarrollar una publicación abierta, con un análisis que incluyera más puntos de vista y de diversas tendencias, que le permitiera ser más completo, matizado y menos extremo que otros que se hacían en la época, esa fue la intención de Jesús Vergara al crear Análisis Plural, recuerda Luis José Guerrero Anaya,[2] quien fue secretario de la Rectoría del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) y colaboró con el fundador de la publicación desde que este y la revista arribaran al ITESO, en 2006.

Desde el arranque de la hoy colección, el padre Vergara deja patente su intención: “El objetivo del presente análisis […] es aportar una visión general de la situación actual […] para que el conocimiento sobre ella pueda partir de los hechos y las realidades”,[3] se lee en el primer ejemplar publicado de Análisis Plural; mientras que, en la presentación del segundo, se esclarece, incluso con un destacado en negritas, la tónica a seguir: “Este análisis quiere situarse en un tono de realismo, de objetividad y de distancia crítica, tomando en cuenta todos los elementos del entorno, pero con ánimo positivo”.[4] Los números posteriores son ejemplo de tenacidad en la consecución y el perfeccionamiento de estos propósitos.

Tocan a éxodo, es el título del primer número de la colección, que abre con una referencia a “Luvina”, de Juan Rulfo. Aparece publicado en junio de 1988. Lo conforman apenas 46 páginas, con tipografía de máquina de escribir, en las que se presenta un análisis de la situación económica y sociopolítica del país, así como una reflexión teológica sobre la situación de México en 1987 y “sus perspectivas para el futuro”.

En la literatura de Juan Rulfo encontramos un gran símbolo social del México de hoy. Se trata de San Juan Luvina, el pueblo que simboliza la muerte en vida, la sombra de vida […]

Luvina es el símbolo de las MAYORÍAS abandonadas.

[…]

Ante la disyuntiva de irse de Luvina o de quedarse, los habitantes prefieren quedarse. Es preferible encerrarse en el círculo de la muerte a creer en los vivos, que no les han dado sino muerte […]

Buena parte del México de hoy se rehúsa a irse a buscar un mundo mejor […]

Irse significa entrar a la modernidad, a un mundo de respeto social en democracia, a un mundo de tolerancia y aceptación plural de diferentes opiniones, a un mundo que estima la eficaz realización, a un mundo que ya se ha decidido superar la eterna lucha y división por la hegemonía entre lo religioso y lo profano.

Pero la total falta de confianza mueve las entrañas de los Mexicanos [sic] a quedarse, a preferir vivir arraigados en sus muertos que existir mejor […]

Pero no se dan cuenta que la disyuntiva no es tanto entre irse o quedarse, sino entre estar dispuestos a crear o no un mundo nuevo. El triple signo de la historia se les impone cada vez con mayor evidencia: la justicia, la democracia, el desarrollo auténticamente humano TOCAN YA A ÉXODO, a abandonar Luvina, y entrar en la modernidad para ahí construir un mundo nuevo que recupere lo mejor de ambas.
¿Qué podrá más, la RESISTENCIA o el ÍMPETU DE LO NUEVO?[5]

 

La referencia al cuento del gran escritor jalisciense en la presentación de Análisis Plural es un recurso que utiliza Jesús Vergara para presentar el contenido del número, una reflexión sobre la cambiante situación del país y sus expectativas sobre el futuro de México, así como las directrices para la revista. Asimismo, es una muestra de una de las principales cualidades del sacerdote jesuita, a decir de Luis José Guerrero:

Una visión muy profunda de la realidad que, al mismo tiempo, se combinaba con una manera de expresarla que no era muy complicada. Jesús Vergara tenía unas intuiciones muy hondas, pero que al mismo tiempo las podía expresar sin mucha complicación, de tal manera que las personas pudieran acceder a esa intuición muy honda sin ser especialistas en filosofía o en teología, como él era. Y yo creo que ese es un legado de la revista, que es una revista que él nunca quiso hacer muy especializada y que se logró.

A partir de su aparición, Análisis Plural se convierte en “el producto principal del Centro Tata Vasco” (CVT) y en una de las principales ocupaciones del padre Jesús Vergara, explica Luis José Guerrero, quien refiere que el “Colorado”, que es como se le apodaba al sacerdote jesuita, era el alma principal de la publicación y un hombre orquesta: “Lo veía todo. Él conseguía los articulistas, con personas que conocía, hacía sus contactos, conseguía quién escribiera e incluso veía cómo venderla”.

El Centro Tata Vasco funcionó por casi dos décadas en las instalaciones del Centro de Estudios Educativos (CEE), el cual operaba bajo el auspicio de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús. Ahí, el padre Jesús Vergara tenía una oficina, quien recibió el apoyo para su proyecto de Luis Morfín López, SJ, entonces director del CCE.

Al respecto de la contribución de Jesús Vergara y el CTV a la labor del CEE, que es una institución que, desde 1963, busca “contribuir a la solución de los graves problemas de la educación en México […] mediante el conocimiento generado por la investigación científica”,[6] el propio CEE reconoce que al verse obligado a repensarse desde sus fundamentos y reformular su misión ante la nueva realidad que se vive en México y el mundo desde finales de la década de los años ochenta (por la “caída del muro de Berlín como emblema del fin del socialismo real, el fin de la bipolaridad y el surgimiento del neoliberalismo con pretensiones de configurar para su provecho la globalización en proceso”),[7] “esta búsqueda [por su redefinición] estuvo apoyada por la influencia benéfica y saludable del Centro de Análisis de la Realidad Tata Vasco, que desde 1990 hasta 2006 tuvo su sede en las oficinas del CEE, y que fecundó, propició y acompañó una respuesta y posicionamiento institucional ante el entorno y las pretensiones del modelo de globalización neoliberal”.[8]

  1. Emigración, reorganización y diversificación

Al cesar operaciones el Centro Tata Vasco, en 2006, el padre Jesús Vergara pide su traslado al ITESO, en Guadalajara, a donde arriba, ese mismo año, junto con Análisis Plural, con el beneplácito del entonces rector, Héctor Acuña Noriega, SJ. Comienza entonces una nueva era para la colección.

Una vez que llega al ITESO, Análisis Plural deja de ser el esfuerzo de una sola persona. La revista se institucionaliza y el padre Jesús Vergara recibe el pleno apoyo de la universidad para su elaboración,[9] tanto en lo que se refiere al recurso humano como al económico y material para su planeación, edición, producción, impresión y distribución. Esto permite una mayor difusión e impacto de los contenidos de la publicación.

“Sin duda Análisis Plural ganó en estructura, periodicidad e incluso en posibilidades de distribución” con su incorporación a la estructura universitaria, indica Luis Marrufo Cardín,[10] miembro del comité editorial de la publicación desde 2009 y exdirector del Departamento de Formación Humana (DFH), instancia a cuyo cargo queda la colección en el ITESO.[11]

De entrada, hay una diversificación de autores, pues varios académicos e investigadores de la universidad, e incluso alumnos, se suman al grupo de colaboradores de Análisis Plural. Además, se conforma un comité editorial para cuidar el contenido y supervisar la producción de la colección. Este comité empieza a funcionar a partir de 2007, integrado por cuatro personas: Luis José Guerrero Anaya, Catalina Morfín López, Juan Carlos Núñez Bustillos y el propio padre Jesús Vergara, quien también funge como coordinador y editor de la publicación. Poco a poco, los cambios empiezan a fluir.

El primer número que se publica con el sello del ITESO se titula El México por resolver, y corresponde al análisis de lo acontecido durante el primer semestre de 2006. La lupa se pone sobre el especial momento político que se vive en el país, por el suspenso respecto al resultado de una elección presidencial en la que estaba en juego la continuidad del modelo económico neoliberal,[12] cuya aplicación, a partir del sexenio de Miguel de la Madrid (1982–1988), profundiza la “brecha creciente entre ricos y pobres, con la consiguiente injusticia social tan lacerante para todos los mexicanos”.[13]

A lo largo de sus primeras dos décadas de vida, la estructura de Análisis Plural no se había modificado mucho. El análisis económico seguía abriendo la publicación, seguido del sociopolítico, en tanto que el apartado que, inicialmente, se había orientado hacia el análisis sobre cuestiones vinculadas a la religión y reflexión teológica se fue ampliando con el correr del tiempo hacia otros tópicos socioculturales, como educación, justicia social, igualdad y desarrollo humano, e incluso filosóficos. A partir del ejemplar publicado en el ITESO, se institucionaliza otra sección, dedicada a recopilar los principales sucesos del semestre, que había aparecido esporádicamente en números previos.

Con el trascurrir de los años, la “Síntesis cronológica”, que queda a cargo de Juan Carlos Núñez, se afina y vuelve una útil herramienta que permite dar un rápido vistazo a la situación e historia del país, ya sea en un semestre, año e incluso a través de varias décadas. En conjunto con el análisis coyuntural temático que se incluye en cada número, se puede hablar de que la colección se trasforma en una memoria viva y analítica de la historia reciente de México, que posibilita una mejor compresión del acontecer nacional, así como la formación de una opinión más completa al respecto de los sucesos que nos afectan e interesan.

“Análisis Plural es un insumo bastante rico que permite acceder a un análisis rápido de lo que sucedió en México en el último semestre y en cada semestre de los pasados 30 años, con autores que no son simples opinadores sino académicos, analistas más profundos, que dan un punto de vista sólido, con un estilo y lenguaje que para entenderlo no se necesita una especialización muy alta en política, economía o sociología”, pondera Luis José Guerrero.

“La gente que escribe en Análisis Plural te ofrece un rigor informado, con datos duros y una bibliografía seria, potente, que te permite tener una opinión más equilibrada frente a lo que está sucediendo”, agrega Luis Marrufo.

Una herramienta como esta es, especialmente, provechosa en tiempos como los actuales, pues “en la vorágine informativa que vivimos, a veces se entremezclan acontecimientos relevantes con otros que no lo son, se diluyen temas importantes o se nos olvida un asunto clave, porque recibimos nueva información. Leer Análisis Plural sirve para recordar qué ha pasado”, explica Juan Carlos Núñez,[14] quien añade que

Poder re–conocer lo que ha ocurrido en los últimos seis meses en el país ayuda a decantar los hechos y sus repercusiones. Además, nos da una perspectiva que ayuda a situarnos en el contexto y a tener elementos que nos permitan entenderlo y analizarlo de mejor manera. Así, una publicación como esta sirve también para analizar, con la ayuda de especialistas, lo que ocurrió, a entender antecedentes y prever sus consecuencias. Para ampliar la mirada, profundizar y comprender un poco mejor algunos asuntos importantes. Y estas dos cosas sirven, finalmente, para posicionarnos frente a esa realidad.

  1. Consolidación y nuevos horizontes

Desde que fue adoptada por el ITESO, la colección Análisis Plural se vio inmersa en un círculo virtuoso. Al tomar el estatus de publicación universitaria, con una estructura, periodicidad y distribución estable, se genera una base de lectores entre un público interesado en un análisis de la realidad efectuado desde diversos puntos de vista, cuyo crecimiento suscita a su vez el interés de un mayor número de académicos e investigadores —de esta universidad y externos— por publicar en la revista. La incorporación de plumas nuevas permite, a su vez, ampliar el abanico de temas tratados y los puntos de vista con que se abordan. De tal forma que análisis sobre pobreza, violencia, libertad de expresión, seguridad y procuración de justicia, matrimonio igualitario, movilidad, arte, consumo de drogas y narcotráfico, corrupción,
empleo, comercio justo, deuda pública, trasparencia, agricultura y cuidado del medio ambiente, e incluso sobre cuestiones deportivas —que son abordados tanto desde el punto de vista económico, como del político y el sociocultural y enriquecidos por la particular reflexión que realiza
cada autor— desfilan por las páginas de la revista, lo que atrae a más lectores y fortalece a la colección.

Este círculo virtuoso permite acumular a Análisis Plural una gran riqueza de contenidos. Con el fin de compartir este patrimonio, se impulsa la digitalización de la colección y la diversificación de las plataformas para su difusión, consulta y descarga.

El primer paso fue diseñar un sitio web para la revista. Juan Carlos Núñez, como jefe (2008–2011) del entonces Centro de Formación Humana, y Luis Marrufo, quien en ese tiempo tiene bajo su cuidado el proyecto de trasversalidad del CFH, son los encargados de la iniciativa, que llega a buen puerto en 2009, cuando todos los números publicados de 2006 en adelante —es decir, a partir de que el ITESO se hizo cargo de la revista— se incorporan al sitio creado para albergarlos (www.analisisplural.iteso.mx), los cuales quedan disponibles en formato PDF para la consulta de cualquier interesado con acceso a una computadora.

El segundo paso fue más profundo: recuperar la memoria histórica completa de Análisis Plural. Se emprende durante la gestión de Luis Marrufo al frente del DFH (2011–2017), quien se dio a la tarea de recuperar todos los ejemplares publicados desde 1988, los cuales, en su gran mayoría, se habían producido solo en versión impresa, con un tiraje relativamente corto. “Compartir la riqueza de la colección con toda la gente. Romper esa barrera de que estuviera cerrada, de que no se tuviera acceso a la colección completa”, es su objetivo. Cristaliza en 2013. A partir de entonces queda disponible en formato electrónico la colección entera de la revista en el Repositorio Institucional de la universidad (http://rei.iteso.mx/).

“Los treinta años de Análisis Plural ya están ahí, y no sabes qué alegría me da”, confiesa Luis Marrufo.

El tercer paso es más ambicioso: globalizar a Análisis Plural. La decisión se toma en la gestión de Luis José Guerrero como coordinador de la colección (2012–2015), que a partir del segundo semestre de 2012 sustituye en el cargo a Jesús Vergara, quien se mantiene como colaborador de la publicación hasta su deceso, en 2016.

Ante el alcance limitado de la impresión en papel, se apuesta por la versión electrónica de Análisis Plural y su desplazamiento a través de la Internet. En conjunto con la Oficina de Publicaciones del ITESO, se hacen los arreglos necesarios y a finales de 2014 se comienza a ofrecer el acceso libre a los nuevos números de la revista y su descarga gratuita a través de las tres principales plataformas de comercialización en línea de libros: Amazon, iTunes y Google Play. La estrategia es un éxito. Los lectores y descargas de Análisis Plural se multiplican por miles.

La fragilidad de las reformas, correspondiente al análisis del segundo semestre de 2013, es el primer número de la colección en estar disponible en las plataformas mencionadas. Para principios de 2018, ya son nueve los títulos incorporados, que, en conjunto, suman más de 15 mil descargas al cierre del primer semestre del año (véase la tabla A.1).

El número con más consultas es Los 43 que marcan a México, dedicado a la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero, acontecida entre el 26 y el 27 de septiembre de 2014, un suceso “que detona la solidaridad a escala nacional e internacional, que propicia la reflexión y movilización social y que favorece un análisis profundo de lo que representa en sus distintas dimensiones”.[15] Hasta junio de 2018, este ejemplar suma 5,874 descargas.

Incluso, la revista Gatopardo incluye a Los 43 que marcan a México, en su lista de los ochos títulos recomendados “para comprender la trascendencia del grito ‘¡Nos faltan 43!’ en la sociedad mexicana”.[16] Un contenido oportuno, interesante y de calidad, pero también la selección de una buena imagen de portada y un título relevante dentro del ciberespacio, explican el éxito de Los 43 que marcan a México. Con el fin de refrendarlo, durante mi gestión como coordinador de Análisis Plural (2015–2017), se pone especial atención a estos dos últimos rubros, así como en el trabajo con los autores para cuidar la claridad de los textos y el rigor de la información consignada, ante el escaparate mundial en que ya se encuentra la colección.

La Oficina de Publicaciones apoya con el desarrollo de una estrategia y piezas especiales para fortalecer la presencia en la web de los números de Análisis Plural y su difusión a través de las redes sociales.

La suma de esfuerzos redunda en la consolidación de Análisis Plural como una publicación de alcance e interés global. Así lo confirma el origen de las consultas y descargas de los números disponibles en las plataformas mencionadas, pues se realizan en países de los cinco continentes, incluso en naciones tan remotas (en distancia, lengua y costumbres) como Uzbekistán, Australia, Suecia, Turquía, Japón, Rusia, India e Indonesia.

“El tránsito a lo electrónico y el escaneo de todos los números de Análisis Plural ha dinamitado el número de lectores; yo creo que el padre Vergara nunca se hubiera imaginado lograr tal impacto con su revista, pero le habría gustado”, manifiesta Luis Marrufo.

  1. Fortalezas y perspectivas

A tres décadas de distancia del arranque de la publicación de Análisis Plural, el balance es positivo. La revista se trasforma en una colección de alcance global, con una estructura estable, un amplio y creciente número de colaboradores, con el total de su rico acervo histórico disponible para consulta y descarga, que permanece fiel al objetivo de su fundador, de ofrecer un análisis coyuntural, crítico, serio y realista, desde distintas ópticas, sobre los hechos más relevantes que afectan al país, que permita comprender mejor la realidad nacional a cualquier lector. A lo que hay que agregar el “ánimo positivo”, del que hablaba el padre Jesús Vergara en el segundo número de la revista, presente en los antiguos y nuevos integrantes de su comité editorial, entre quienes hay satisfacción por lo logrado, pero también plena conciencia de que aún hay mucho trabajo por hacer.

En la época de la inmediatez y la “vorágine informativa”, se requiere trasformar esa pequeña “arena pública” —que es como como llama, con orgullo y cariño, Juan Carlos Núñez a Análisis Plural— “donde se discuten temas que nos incumben en cuanto ciudadanos”, para volverle un espacio más ágil y flexible. “Lo ideal es que el proyecto pueda ir creciendo y aumentando su periodicidad”.

“Se debe ir más hacia el ser verdaderamente un análisis de la coyuntura, que Análisis Plural pueda dar una respuesta rápida, con análisis serios, a los asuntos que van aconteciendo en el país y en el mundo también”, agrega Luis José Guerrero.

“Que sea más oportuno”, completa Luis Marrufo, quien considera que la colección debe de enfocarse “hacia esas novedades temáticas que interesan y afectan a la gente”, y que pueden brotar en cualquier momento, para lo cual se debe ampliar aún más su número de colaboradores, para estar en la capacidad de contar con “las plumas ideales” para escribir los textos que se requieran.

El reto es grande, pero no imposible de superar. Ya hay pasos en ese sentido, como la actualización del sitio web de la colección, que se busca hacer más atractivo para el usuario, con más y mejores contenidos. A lo que se suma la continua búsqueda de nuevos autores, para contar con los perfiles adecuados para abordar y explicar los diversos y complejos temas de interés nacional que afectan a los pobladores de un país que no termina por dejar atrás a Luvina. Eso sí, sin perder la vocación de servicio y de ser una publicación abierta a corrientes de pensamiento diversas y que puedan expresarse aquí sin cortapisas, acorde a la filosofía del padre Jesús Vergara y al título de la revista que fundó, y que, a decir de los tres entrevistados, es el principal legado que nos dejó con Análisis Plural.

 

[*] Es licenciado en Ciencias de la Comunicación. Fue reportero y subeditor en la sección de Economía del diario Siglo 21 y editor de las secciones de Negocios, Ciudad y Región, Universitarios y El Tema en el periódico Público (hoy Milenio Jalisco). Coordinó la colección Análisis Plural de 2015 a 2017. Actualmente es editor en la Oficina de Publicaciones del ITESO. Correo electrónico: jorgevaldivia@iteso.mx

[1].     Lozano Vallejo, Juan Carlos. “México es un país muy católico y con la peor distribución de riquezas. ¡No se puede ser católico así!: Jesús Vergara, sj”, en Magis, octubre–noviembre de 2010. Recuperado de https://magis.iteso.mx/content/%e2%80%9cmexico-es-un-pais-muy-catolico-y-con-la-peor-distribucion-de-riquezas-%c2%a1no-se-puede-ser-cato

[2].    Esta y todas las declaraciones de Luis José Guerrero Anaya fueron obtenidas a partir de entrevista personal.

[3].    Vergara Aceves, Jesús (coord.). Tocan a éxodo, Centro Tata Vasco, México, junio de 1988, p.3.

[4].    Vergara Aceves, Jesús (coord.). Nos han dado la tierra. Análisis de la realidad nacional 1990, Centro Tata Vasco, México, abril de 1990, S.P.

[5].    Vergara Aceves, Jesús (coord.). Tocan a éxodo, op. cit, pp. 1 y 2.

[6].    Centro de Estudios Educativos. “50 años de historia del Centro de Estudios Educativos. Origen, permanencias y transformaciones en su identidad”, en Revista Latinoamericana de Estudios Educativos, vol.43, núm.3, 2013, CCE, México, p.154.

[7].    Ibidem, p.168.

[8].    Ibidem, pp. 168–169.

[9].    Previo a su llegada al ITESO, ya había una colaboración entre este y el padre Jesús Vergara, ya que, desde 2003, la universidad brindaba apoyo para la elaboración de Análisis Plural.

[10].    Esta y todas las declaraciones de Luis Marrufo Cardín fueron obtenidas a partir de entrevista personal.

[11].    Originalmente, Análisis Plural se asigna al Centro de Formación Humana (CFH), que encabeza Catalina Morfín López (2003–2008), y que a partir de 2015 se convierte en el Departamento de Formación Humana.

[12].    Los resultados oficiales de estas elecciones dieron por ganador al candidato presidencial del Partido Acción Nacional (PAN), Felipe Calderón, por un estrecho margen (0.1%) ante el candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Andrés Manuel López Obrador. Durante la administración del primero, se continuó con la implementación del neoliberalismo en México.

[13].    Vergara Aceves, Jesús (coord.). El México por resolver, ITESO, Guadalajara, agosto de 2006, p.5. Recuperado de: https://www.iteso.mx/web/general/detalle?group_id=26281

[14].    Esta y todas las declaraciones de Juan Carlos Núñez fueron obtenidas a partir de entrevista personal.

[15].    Los 43 que marcan a México (Análisis Plural, segundo semestre de 2014), ITESO, Guadalajara, 2015, p.7. Recuperado de https://www.iteso.mx/web/general/detalle?group_id=26281

[16].    Gatopardo. “Ocho libros sobre el caso Ayotzinapa”, en Gatopardo, 3 de agosto de 2016. Recuperado de https://gatopardo.com/cultura/libros/libros-sobre-ayotzinapa/

 

Powered by WordPress. Designed by WooThemes