Promesas, metas y resultados

Francisco J. Núñez de la Peña[*]

 

Resumen: Con base en la tendencia reciente de los indicadores económicos más usuales prevemos una recesión. El nuevo gobierno no ha demostrado capacidad para hacer crecer a la economía conforme a sus declaraciones (4% anual). Los pronósticos más optimistas del crecimiento del pib en 2019 indican 1.8%. Tal vez esto es inaceptable. En el Plan Nacional de Desarrollo 2019–2024 se dice: “Una de las tareas centrales del actual gobierno federal es impulsar la reactivación económica y lograr que la economía vuelva a crecer a tasas aceptables”.

Palabras clave: incertidumbre, recesión, indicadores económicos, pronósticos, corrupción.

 

Abstract: Based on recent trends in the most–cited economic indicators, recession is on the horizon. The new government has not shown itself capable of stimulating economic growth to the levels it announced (4% annually). The most optimistic forecasts project only 1.8% growth in the gdp in 2019. This might be unacceptable. The 2019–2024 National Development Plan states: “One of the current federal government’s key tasks is to spark economic reactivation and make the economy grow at acceptable rates.”

Key words: Uncertainty, recession, economic indicators, forecasts, corruption.

 

Es desafortunado que la agencia Fitch Ratings penalice doblemente
el balance financiero del país. Por el lado soberano, argumentan
que los riesgos a las finanzas públicas se han incrementado
porque la deuda de Pemex representa pasivos contingentes
para el Gobierno Federal, asumiendo así un apoyo inminente
a la entidad. Al mismo tiempo, la agencia penaliza la calificación
de Pemex por considerar que el respaldo del Gobierno Federal
es moderado e insuficiente. El Gobierno expresa su fuerte
desacuerdo con el enfoque aplicado por esta calificadora.

Secretaría de Hacienda y Crédito Público [1]

Se crea el Consejo Nacional para el Fomento a la Inversión,
el Empleo y Crecimiento Económico como una instancia
de vinculación al Ejecutivo Federal, integrado por los sectores
público, privado, sociedad civil y académico.
El Consejo Nacional será una instancia de consulta
que coadyuvará en la planeación, diseño y coordinación
de las acciones del sector público, privado y social,
a fin de promover la inversión, fomentar el desarrollo económico
y fortalecer las fuentes de empleo en el país.

Andrés Manuel López  Obrador[2]

La sumisión al poder presidencial alcanza grados de abyección
que de no ser por la naturaleza del sistema
serían del todo incomprensibles.

Rafael Ruiz Harrell[3]

 

En la introducción del Reporte de estabilidad financiera de junio de 2019 se afirma lo siguiente:

Desde la publicación de la última edición del Reporte, en octubre de 2018, la economía mexicana ha enfrentado un entorno de marcada incertidumbre. En el ámbito internacional destacaron la intensificación del conflicto comercial entre Estados Unidos y China, una desaceleración más pronunciada que lo previsto en la economía global, el apretamiento momentáneo y posterior relajamiento de las condiciones financieras e inestabilidad política en algunos países. En el ámbito interno prevaleció un ambiente de incertidumbre que generó una volatilidad elevada en los mercados financieros nacionales, una depreciación del tipo de cambio y un aumento de las primas de riesgo durante el último trimestre de 2018. Entre los factores que contribuyeron a este comportamiento sobresalen que no se ha ratificado aún el acuerdo comercial para la región de América del Norte, la incertidumbre sobre los efectos de algunas políticas públicas sobre la inversión —como el anuncio de la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), los cambios en las políticas públicas en ciertos ámbitos y sectores, como el energético, así como la incertidumbre sobre las perspectivas crediticias de Petróleos Mexicanos (Pemex).

No obstante, desde mediados de diciembre se observó un mejor desempeño de los mercados financieros nacionales debido, en parte, a la aceptación de los inversionistas de la oferta de recompra de bonos del NAIM y el Paquete Económico para 2019 aprobado por el H. Congreso de la Unión, el cual considera un superávit primario de 1% del PIB. Si bien estos factores contribuyeron a un mejor desempeño de los mercados financieros durante los primeros meses de 2019, esta tendencia se revirtió en las últimas semanas debido a: la intensificación del conflicto comercial entre Estados Unidos y China, las tensiones y posibles afectaciones en la relación comercial entre México y Estados Unidos, así como por los anuncios de algunas agencias calificadoras que disminuyeron las calificaciones crediticias, o sus perspectivas, de la deuda de Pemex y del país.

En particular, dos calificadoras asignaron una perspectiva negativa para el riesgo soberano y una de ellas redujo en un escalón su calificación. Las agencias sustentaron las revisiones de calificación y perspectivas de la deuda del país en: i) la incertidumbre sobre la implementación de las políticas públicas y su efecto en la confianza de los inversionistas, ii) cambios en la política energética y, iii) la incertidumbre sobre la situación financiera de Pemex y su plan de negocios. Adicionalmente, las agencias señalaron que estos factores podrían tener implicaciones para las finanzas públicas y el crecimiento económico. Con respecto a la deuda de Pemex, en lo que va del año, dos calificadoras modificaron su perspectiva crediticia de estable a negativa. Otra agencia redujo su calificación en tres escalones, colocándola por debajo del grado de inversión. Esta agencia calificadora argumentó que dicho ajuste es acorde con: i) el descenso de un grado que asignó a la calificación crediticia del soberano, ii) el continuo deterioro del perfil financiero de la empresa y, iii) la falta de inversión para revertir la disminución en su capacidad de producción. El deterioro en la calificación crediticia soberana y de Pemex es un importante factor de riesgo que debe ser atendido.[4]

Según lo anterior, hay mucha incertidumbre. Pero, a mi juicio, hay una certidumbre: el gobierno de Andrés Manuel López Obrador parece incapaz de hacer crecer (más o a una tasa aceptable) a la economía. El foco del discurso presidencial ha sido el combate a la corrupción[5] y la redistribución del ingreso, no el aliento a la productividad de la economía.[6]

Los discursos, las promesas, las buenas intenciones y los anuncios, como, por ejemplo, “Apuesta AMLO a reencuentro con ip para crecer 4%”,[7] tal vez influyen en las expectativas de los agentes económicos, pero no sirven para evaluar la evolución o el estado de una economía. Para ello existen indicadores económicos (producción, empleo, entre otros), pero no se usan en el Plan Nacional de Desarrollo 2019–2024, del cual trascribimos a continuación dos párrafos:

El objetivo de la política económica no es producir cifras y estadísticas armoniosas sino generar bienestar para la población. Los macroindicadores son un instrumento de medición, no un fin en sí. Retomaremos el camino del crecimiento con austeridad y sin corrupción, disciplina fiscal, cese del endeudamiento, respeto a las decisiones autónomas del Banco de México, creación de empleos, fortalecimiento del mercado interno, impulso al agro, a la investigación, la ciencia y la educación […]

Una de las tareas centrales del actual gobierno federal es impulsar la reactivación económica y lograr que la economía vuelva a crecer a tasas aceptables. Para ello se requiere, en primer lugar, del fortalecimiento del mercado interno, lo que se conseguirá con una política de recuperación salarial y una estrategia de creación masiva de empleos productivos, permanentes y bien remunerados.[8]

 

El comportamiento del precio del dólar en pesos, un indicador financiero muy sensible a las señales de incertidumbre, no registró preocupaciones extraordinarias de los participantes en el mercado cambiario entre noviembre de 2018 y mayo de 2019. En promedio, el peso se apreció en este periodo (véase la tabla 3.1).

Sin embargo, si utilizamos el indicador económico más oportuno, el número de asegurados, en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), asociados a un empleo, podemos concluir que la actividad productiva va en descenso,[9] pues el número de asegurados fue menor en mayo de 2019 que en noviembre de 2018, cuando terminó el periodo presidencial anterior (véanse las tablas 3.2 y 3.3).[10] ¿En periodos similares ha ocurrido lo mismo? No (véanse las tablas 3.4 y 3.5).

Por otra parte, según el indicador global de la actividad económica (IGAE), la economía mexicana se encamina hacia una recesión.[11] Y esta tendencia (véase la tabla 3.6) no se debe solo a lo que ocurre en la minería, donde se incluye a la industria petrolera.

La minería ha descendido desde 2005 (véase la figura 3.1) y su ascenso probablemente no ocurrirá en el corto plazo (véase la tabla 3.7).[12]

En términos reales, las variaciones de los ingresos por los impuestos sobre la renta y al valor agregado (dos indicadores de las finanzas públicas) también reflejan la debilidad de la actividad económica en México. Asimismo, el menor gasto público ha contribuido al decrecimiento de la demanda agregada (véase la tabla 3.8).

Con base en las cifras desestacionalizadas, en el primer trimestre de 2019, el producto interno bruto (PIB) fue apenas 0.2% mayor que el de un año antes, y en las actividades secundarias —dos de las cuales son minería y construcción— hubo decremento (–2.1% anual). Con respecto al cuarto trimestre, las variaciones fueron –0.2% y –0.6%, respectivamente (véase la tabla 3.9).

Finalmente, los pronósticos de los economistas en México son cada vez menos optimistas.[13]

 

[*]  Economista. Profesor emérito del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO). Correo electrónico: fnunez@iteso.mx

 

[1].     Secretaría de Hacienda y Crédito Público. “Comunicado No. 055 Sobre el cambio en las calificaciones crediticias a México y Pemex”, 6 de junio de 2019.

[2].    López Obrador, A.M. “Decreto por el que se crea el Consejo Nacional para el Fomento a la Inversión, el Empleo y Crecimiento Económico”, Diario Oficial de la Federación, 17 de mayo de 2019

[3].    Ruiz Harrell, R. Exaltación de ineptitudes, Editorial Posada, México, 1986, p.19.

[4].    Banco de México. Reporte de estabilidad financiera, junio 2019. Banxico, 10 de junio de 2019, p.2.

[5].    Las palabras corrupción, corruptas, corrupto o corrupta se utilizan 35 veces en el Plan nacional de desarrollo 2019–2024.

[6].    En términos de la economía mexicana en su conjunto, la corrupción en el gobierno implica una trasferencia —ilegal— de recursos públicos a un determinado grupo de la población (un funcionario público, un sindicato, un partido político, un proveedor de medicinas, un constructor, un familiar, un amigo). Por ejemplo, quien se benefició por haber cobrado de más a una entidad pública, probablemente usará esos ingresos en su provecho (con los recursos mal habidos tal vez construirá un edificio y eso, en la contabilidad nacional, se registrará como formación bruta de capital fijo; además, ese nuevo edificio quizá reportará a su dueño un flujo de ingresos durante algún periodo). Si el gobierno eliminara esas fugas ilegales su gasto sería ser menor, y los excedentes generados podrían destinarse, por ejemplo, a trasferencias legales a otros beneficiarios (los pobres, los artistas, las viudas, los científicos) o a aumentar la capacidad instalada de alguna empresa pública eficiente. El gobierno también podría reducir los impuestos a las empresas o las personas y estas seguramente destinarían esos recursos a la inversión o el consumo. Sin embargo, la cancelación de una obra inconclusa, aunque en su proceso de licitación o construcción haya habido irregularidades, es un desperdicio, incluso si el gobierno recuperara la trasferencia indebidamente otorgada a un beneficiario. El desperdicio es una destrucción de valor.

[7].    Luna, B. “Apuesta AMLO a reencuentro con ip para crecer 4%”, La Razón, 19 de febrero de 2019. Recuperado el 27 de junio, de https://www.razon.com.mx/negocios/apuesta-amlo-a-reencuentro-con-ip-para-crecer-4/

[8].    Plan Nacional de Desarrollo 2019–2024, pp.9 y 51.

[9].    La decisión de contratar personal en un momento determinado (y registrarlo en el IMSS) no depende de las intenciones presidenciales, ni solo de las necesidades presentes, también influyen las expectativas de los empleadores en relación con el futuro próximo en los ámbitos interno y externo.

[10]     Cuando el 19 de junio de 2019 el IMSS dio a conocer sus cifras (comunicado No.169 / 2019) indicó: “En lo que va del año se han creado más de 300 mil empleos. Al 31 de mayo de 2019 se tienen registrados ante el Instituto 20,382,910 puestos de trabajo, de los cuales el 85.7% son permanentes y el 14.3% eventuales”. Pero como el presidente siempre tiene “otra información”, obviamente más favorable (véase al respecto la nota publicada en el periódico Mural el 21 de junio de 2019: “Descalifica López Obrador cifras del Seguro Social”), en el comunicado No.171 / 2019, del 20 de junio, titulado “Creación de empleos de enero a mayo de 2019 es superior al promedio de administraciones anteriores: Zoé Robledo”, se añadió: “De sumar a los Jóvenes Construyendo el Futuro, el número de empleos creados sería de 785 mil en los primeros 5 meses. El titular del IMSS destacó que de los 481 mil 548 jóvenes registrados en este Programa, 259 mil nunca habían estado inscritos en el Instituto. El Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, informó que la creación de empleos en los primeros cinco meses de la administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador asciende a 303 mil 545 plazas formales, cifra superior a la registrada en las tres administraciones pasadas, que se ubicó en 251 mil en el mismo periodo”.

[11].    En los Informes sobre la situación económica, las finanzas públicas y la deuda pública: primer trimestre 2019 (30 de abril de 2019), aún se percibe cierto optimismo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público: “En el primer bimestre de 2019, la actividad económica en el país, medida a través del IGAE, continuó mostrando un crecimiento positivo, aunque con una desaceleración, situándose en un incremento real anual de 1.2% respecto al primer bimestre de 2018”.

[12].    Los lectores pueden formar su propio juicio leyendo: “A medio sexenio, Pemex será palanca del desarrollo nacional: presidente AMLO”, 21 de mayo de 2019. Recuperado de https://lopezobrador.org.mx/2019/05/21/a-medio-sexenio-pemex-sera-palanca-del-desarrollo-nacional-presidente-amlo/); el comunicado de prensa “Fitch baja calificaciones de Pemex acorde con soberano”, del 6 de junio de 2019. Recuperado de https://www.fitchratings.com/site/pr/10078344); las notas: Albarrán, E., Monroy, J. y González, L. “López Obrador se enfrenta con agencias calificadoras, El Economista, 7 de junio de 2019, y Ramírez, S. “Bajo lupa, calificadoras que no sean ‘objetivas’”, La Razón, 7 de marzo de 2019; el informe Petróleos Mexicanos, y sus empresas productivas subsidiarias y sus compañías subsidiarias. Estados financieros consolidados por los años terminados el 31 de diciembre de 2018, 2017 y 2016 (con el informe de los auditores independientes), firmado por el director general de Pemex y el director corporativo de finanzas; el “Comunicado No.046 El Presidente López Obrador firma decreto para reducir la carga fiscal de Petróleos Mexicanos y robustecer sus finanzas. Se establecen diversos estímulos fiscales orientados a fortalecer la posición financiera de Pemex”, del 13 de mayo de 2019. También pueden analizar las estadísticas de Pemex disponibles en su portal.

[13].       En marzo de 2019 la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), el Fondo Monetario Internacional y las calificadoras de crédito modificaron a la baja sus pronósticos acerca del PIB de México.