Presentación

Covid–19 en un país de alto riesgo

“Ojalá y esto pase pronto.” Esta es una expresión que seguramente hemos escuchado con frecuencia a lo largo de esta primera mitad del año 2020. En esta frase se encierran deseos, las ganas de recuperar lo perdido y la expectativa del retorno a lugares conocidos. La enorme sacudida que representó la diseminación del coronavirus tipo 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SRAS–CoV–2) nos mostró nuestra fragilidad frente a procesos derivados de la acción humana sobre la naturaleza: al cierre de esta edición en México millones de personas se quedaron sin empleo y muchos sin patrimonio, lo que, si bien es doloroso, no se compara con el hecho de perder a un ser querido. Por todo lo anterior no hay duda de que los hechos que hoy vivimos dejarán una profunda marca en nuestra memoria.

En este número se examina el devenir de la sociedad mexicana en el primer semestre de 2020, en el que uno de los rasgos distintivos es la situación de pandemia, la cual en nuestro contexto muestra rasgos particulares al entretejerse con otras circunstancias, como la prevalencia de enormes desigualdades. ¿Será lo mismo poder hacer home office que salir en busca del sustento diario en un empleo informal haciendo uso de un trasporte público sin las condiciones para una sana distancia? ¿Qué pasa si la vivienda familiar es apenas un cuarto y no cuenta con servicios de agua y drenaje, y menos Internet para las labores escolares de los hijos? ¿Cómo enfrentar lo anterior siendo mujer y jefa de familia? Sí, el virus es el mismo en el mundo, pero, valga la expresión, bien se podría hablar de que en México parece tener una “opción preferencial” por los pobres (esto es 52.4 millones de conacionales, casi 42% de la población mexicana).

En las circunstancias descritas la pandemia, potencializada en grado sumo por otros problemas de salud en el país (obesidad, hipertensión), las precarias condiciones de la economía en los años recientes y un sistema de salud en ruinas dibujan un escenario muy difícil para muchos millones de mexicanos y mexicanas, y un reto fenomenal para una nación que vive un proceso de transición política derivada de la elección federal de 2018.

En un escenario como el mostrado es fundamental contar con miradas diversas que nos permitan vislumbrar el derrotero que van tomando las circunstancias. En esta medida, en esta publicación se incluyen trabajos que nos aportan múltiples claves para entender el acontecer del país en esta primera parte del año en los ámbitos político, económico, social y ambiental.

La edición comienza con el texto de Juan Carlos Núñez, quien nos ofrece una valiosa cronología de los principales acontecimientos ocurridos en el primer semestre del año en curso, en el que un lugar central lo ocupan la pandemia generada por el covid–19, la estrategia desarrollada desde el ámbito federal en el ámbito sanitario y la economía, y los posicionamientos de diversos actores públicos y privados frente a esta. Además, hace un registro de sucesos relacionados con la acción del gobierno respecto de la violencia social, la corrupción, así como los movimientos ciudadanos que alzan su voz en acciones tomadas por el poder legislativo y seguridad pública.

En el apartado de Política esta edición incluye las aportaciones de tres autores. La primera de ellas, elaborada por Jorge Rocha, centra su análisis en las repercusiones políticas y electorales derivadas de
la pandemia del covid–19 en México y cómo la manera de enfrentar la crisis sanitaria desde el gobierno federal y los gobiernos estatales se tomó como arena política, y llevó a adelantar el escenario electoral.

Muy de la mano del trabajo anterior, el texto de Eduardo Aragón estudia los diferentes impactos en México de un “virus que llegó del otro lado del mar”. Caracteriza la estrategia del ejecutivo federal para hacerle frente a la pandemia a partir de un sistema sanitario en condiciones precarias, y cómo los diferentes actores políticos utilizaron la coyuntura para sus fines, lo que agregó tensiones adicionales.

El tercer trabajo en esta sección corresponde a Gabriel Urrea, quien titula su trabajo “Una pandemia contra el mundo” y tiene como foco las estrategias de prevención y control de la pandemia operadas por algunos países, entre ellos México. Al identificar las condiciones sociales, políticas y económicas que hicieron posibles las estrategias en cada uno de los contextos analizados, y los factores clave de estas, ofrece un panorama de los resultados obtenidos y pistas relevantes que deben considerarse frente a las pandemias que, se prevé, no tardarán mucho en aparecer.

La sección de Economía incluye cuatro trabajos. El primero de ellos a cargo de Francisco Núñez, quien presenta el estado en que se encontraba la economía mexicana en los primeros meses de 2020 y las afectaciones derivadas de la pandemia. Al revisar las estadísticas económicas nacionales prefigura los derroteros que se vislumbran y los retos que podrían enfrentar los sectores con mayor nivel de vulnerabilidad en estas circunstancias.

El segundo texto está a cargo de Luis José Guerrero, quien hace un acucioso examen de las medidas tomadas por el gobierno de la 4T frente a la pandemia y las contrasta con sus capacidades recaudatorias y las variables económicas nacionales. Al llamar la atención sobre las dinámicas que determinan el funcionamiento de los sistemas económico y político se pregunta si habría algún efecto real de las acciones del gobierno federal en esos ámbitos. Finaliza con una reflexión acerca de si la pandemia llevará al fin del neoliberalismo; sus conclusiones arrojan luz sobre un aspecto clave para una administración como la 4T, que tiene como postulado trascender esa perspectiva.

Los dos últimos textos de este apartado están a cargo de Sergio Negrete, en el primer caso, y de Jessica Ramírez y Daniela Medina, en el segundo. Negrete indaga sobre la política económica en curso y la pandemia y propone entender la primera como otro “virus”, lo que implicaría que el país se encuentra ante un doble riesgo. Inquiere en aspectos como la política fiscal, el trato dado a diversos proyectos empresariales, la política energética, los proyectos “emblemáticos” de la 4t y el flujo de la inversión en el país, entre otros, lo que en conjunto podría tener efectos en el comportamiento de una economía estancada desde 2019. Plantea el posible escenario al que se pudieran enfrentar las empresas y los trabajadores y los efectos para la población empobrecida y los niveles de criminalidad en el país.

Por su parte, el texto de Jessica Ramírez y Daniela Medina estudia el impacto de la contingencia en las pequeñas y medianas empresas y en el ámbito laboral. Utilizando el recurso de la metáfora (en la que México tomaría el lugar de un software que es sometido a un proceso de control de calidad, “Tester”, y donde la llegada del covid–19 sería la herramienta para detectar sus “fallas”) analizan datos clave de la economía, el empleo, la seguridad y la igualdad en México y los ligan con el proceso de la pandemia. Con ello ubican el porqué de los impactos de esta en nuestro contexto y cómo aceleró dinámicas existentes. Con este marco exploran las condiciones imperantes en las microempresas del área metropolitana de Guadalajara y las estrategias para salir avante.

El apartado de lo social se conforma de siete textos. El primero de ellos a cargo de Ignacio Román, con el sugerente título de “La nueva peste: condicionantes sociales de la morbilidad y la mortalidad”, versa sobre la forma como interactúan los elementos estructurales de la economía mexicana, que conforme al autor le confieren rasgos “patogénicos”, ya que, contrario a lo esperado, es un factor que vulnera la capacidad de nuestra sociedad para enfrentar embates como el que representa el covid–19. Ofrece también un recuento de la evolución de la pandemia en diversos países y de las estrategias seguidas para enfrentarla, lo que es de utilidad para dimensionar lo realizado en México.

Por su parte, Juan José Padilla toma como eje de su texto la revisión de la coherencia de las decisiones de los gobiernos en el contexto de la pandemia con los principios de la bioética. A partir de sintetizar los contenidos sobre el covid–19 en 40 de las 51 guías bioéticas publicadas por la Organización Mundial de la Salud (oms) en el primer semestre de 2020, contrasta los aportes contenidos en ellas con la forma de operar de tres gobiernos durante la emergencia por la pandemia (el alemán, el inglés y el jalisciense). Su ejercicio lo lleva a subrayar la relevancia de lo planteado en las guías referidas para orientar la reflexión y la deliberación sobre las determinaciones médicas, políticas, jurídicas y de bioética que será necesario tomar en emergencias futuras.

El tercer texto, a cargo del equipo de Signa_Lab del ITESO, lleva como título “Biopolítica, viralidad y máquinas de guerra. Bitácoras covid–19”, y tiene como foco las trasformaciones observadas en la dimensión sociodigital de la vida a partir de la pandemia y las medidas para su contención (cuidados sanitarios, confinamiento, distanciamiento social, trabajo desde casa). Anotan que los cambios en curso tendrán efectos en las maneras como los estados nacionales y las “empresas del capitalismo de plataforma” (Google, Facebook) ejercen control sobre nuestras vidas. Para dilucidar este fenómeno se apoyan en las nociones de biopolítica, necropolítica y “máquinas de guerra”, siendo útil esta última para ubicar los mecanismos sociales no controlados por el poder y, por tanto, elemento de resistencia. Así, delimitan el “campo de batalla” de lo sociodigital, los actores presentes en él y sus estrategias, lo que constituye un aporte clave para entender el momento presente y el escenario poscovid.

Un tanto de la mano del trabajo anterior, Christian Grimaldo aborda la dimensión psicosocial de la pandemia. Al tomar como eje la noción de normalidad y desentrañar cómo se construye esta socialmente, y revisar la manera como las disposiciones oficiales buscan conformar, por decreto, una “nueva normalidad” (que por lo demás excede los campos sanitario y económico), identifica el conjunto de efectos psicosociales resultantes y las razones del rechazo social de las medidas oficiales. Al poner sobre la mesa que el advenimiento de la pandemia es resultado de un conjunto de condiciones preexistentes, advierte sobre el problema de no reconocerlas y por tanto de agravarlas con la imposición de una “nueva normalidad”. El reto entonces radicaría en construir colectivamente “otras normalidades”, reconociendo las diversas realidades y las desigualdades existentes.

El texto de Alejandro Anaya analiza la paradoja que se ha hecho presente a partir de las medidas de distanciamiento social tomadas por los gobiernos en México y el mundo para salvaguardar las vidas de las personas frente al embate del SRAS–CoV–2 y con grandes efectos negativos en los derechos económicos y sociales de millones de personas. Al preguntarse sobre cómo procesar estos dilemas coteja los enfoques teóricos tradicionales de los derechos humanos con el
de los “derechos humanos en la práctica”, ejercicio que resulta valioso en momentos como el presente.

Juan Larrosa–Fuentes nos ofrece en su texto una mirada a la comunicación pública del gobierno federal mexicano durante la pandemia. Comienza con un ejercicio que permite ubicar la importancia de la comunicación pública, sobre todo cuando se transita por una crisis como la actual, y continúa con el análisis de la forma como el gobierno federal ha llevado adelante su labor de comunicar. Aporta elementos valiosos para ubicar los claroscuros del ejercicio realizado hasta ahora y los retos que se perfilan para las fases siguientes de la epidemia.

El último texto de esta sección, de Susana Larios y Carmen Díaz, aborda el tema de las movilizaciones feministas que tuvieron lugar el 8 y 9 de marzo de 2020 en Guadalajara, en especial el proceso organizativo que las hicieron posibles. Componen su trabajo en tres secciones, comenzando con una valoración del contexto, lo que permite ubicar la trascendencia de las movilizaciones del 8m. Narran enseguida el proceso de articulación de la red feminista #YoVoy8deMarzo para llevar adelante las movilizaciones. Complementan lo anterior con una reflexión el impacto en el plano nacional del paro del 9m y plantean las interrogantes a debate en la etapa actual del movimiento feminista, luego de que la pandemia significó la interrupción brusca de las acciones. Cierra su colaboración con el esbozo de las posibles trayectorias que podría seguir el movimiento en la región.

Análisis Plural cierra la edición con un texto sobre lo ambiental, clave para entender el significado del momento que vivimos en México y el mundo, y donde muchos aspectos de la vida giran en torno a la pandemia. En su texto Susana Herrera nos presenta diversas facetas de la relación que guarda lo antes dicho con el calentamiento global a través de una exhaustiva revisión de notas y columnas de medios digitales.

Para concluir esta presentación solo resta extender una cordial invitación para revisar, comentar y compartir los trabajos contenidos en este número, y expresar el enorme agradecimiento a todas y todos los autores que lograron que con sus aportes el ITESO pueda contribuir a una mayor y mejor comprensión de los tiempos que vivimos, a explorar las alternativas que es necesario impulsar para construir una mejor sociedad y para construir una relación más responsable con el medio que sustenta nuestras vidas.