Una pandemia contra el mundo.

Las estrategias para enfrentar al covid–19[*]

Gabriel Urrea Sánchez[**]

Resumen: En este artículo se realiza un análisis de las medidas de control y prevención que tomaron diferentes naciones ante la pandemia del covid–19.
Los países se seleccionaron con base en los resultados que obtuvieron a partir
de sus medidas, tomando ambos extremos de efectividad para comprender los aciertos y desaciertos de cada una de ellas. Se hace una comparación desde lo político, lo ideológico y económico, para situar las acciones realizadas por esas naciones en su contexto local y contrastarlas con las diferencias estructurales
que conforman nuestra región.

Palabras clave: pandemia mundial, estrategias, políticas públicas, sistemas de salud pública, confinamiento, cuarentena, privacidad, tecnología, cubrebocas

 

Abstract: This article analyzes the control and prevention measures taken
by different countries to deal with the covid–19 pandemic. The countries were selected on the basis of the results they have achieved with their measures, with examples taken from both ends of the effectiveness spectrum in order to
understand each country’s hits and misses. Comparisons are made considering political, ideological and economic factors, in order to place the implemented measures in their local context and contrast them with the structural differences that characterize our region.

Key words: worldwide pandemic, strategies, public policies, public health systems, confinement, quarantine, privacy, technology, face masks

 

  1. Paisajes en la batalla

Estamos en guerra con el nuevo coronavirus. Desde presidentes como Donald Trump o Emmanuel Macron a líderes de opinión como Andrew Potter y millones de usuarios de twitter, todos han escogido esas palabras para referirse a la crisis pandémica que nos acecha desde los albores del 2020.

Una verdadera guerra mundial de la que pocos han podido escapar. Un inmenso campo de batalla contra un enemigo invisible. Hay desesperación por encontrar un general que nos guíe a la victoria, el lugar decisivo en donde se le dará un giro a la guerra, un estrategia maestra que termine con ella. Es aquí cuando olvidamos nuestra historia y buscamos suplirla con aspiraciones oníricas. Las guerras son demasiado complejas como para que un genio las resuelva, para que en una trinchera se cante victoria; podrá haber héroes, coraje y canciones sobre los caídos, pero no estarán más cerca de lograr el objetivo.

Con la certeza de que pasarán años antes de que podamos cantar una victoria definitiva, puede quedar en el olvido aquello que se hizo en los primeros meses de combate. Cautos ante esa posibilidad, y ante las limitaciones de espacio, posemos la mirada en algunos pocos países que caminan en la senda hacia la paz y en unos cuantos que aún se encuentran atrapados en estrategias erráticas, cercados por el enemigo. Muy posiblemente el caso de nuestro país.

 

  1. China, la más veloz de todas

Lo importante no es actuar cuando se sabe exactamente a qué te enfrentas, pues puede ser demasiado tarde, sino utilizar lo que sabes para proceder de la mejor manera, y eso es lo que China hizo.

Desde un principio las plataformas gubernamentales, como los canales de televisión y la publicidad callejera, ya difundían información sobre el virus como parte de una iniciativa de la Comisión Nacional de Salud.

La ciudad donde se originó el virus, Wuhan, cierra por completo. Se suspende el trasporte público, los ferris, autobuses a larga distancia, estaciones de tren y aeropuertos. Se prohíbe viajar, cierran las escuelas y las fábricas. Nadie puede entrar o salir de la ciudad.[1]

El rigor de sus protocolos es el máximo, cada provincia debe entregar a las 12:30 a.m., todos los días, un reporte que incluya casos confirmados, muertes, casos sospechosos y contactos.[2]

Arenas deportivas y otras áreas públicas se trasforman en hospitales improvisados donde se atiende a numerosas personas para evitar el colapso del sistema de salud. Más de 16 hospitales improvisados funcionan durante casi dos meses y ayudan a más de 12,000 pacientes a recuperarse. A cada uno de los pacientes que salen positivos se les entrevista para recuperar todos los contactos que tuvo en las dos semanas previas y aislarlos.[3]

El gobierno anuncia desde principios de febrero que todos los gastos médicos de pacientes con covid–19 serán cubiertos por seguros médicos. La ayuda no termina ahí, pues compañías de paquetería se encargan de enviar suplementos esenciales a las comunidades, procurando que no haya escasez de estos, como alimentos, líquido desinfectante y mascarillas.[4] China destaca por sus acciones inmediatas, pero sobre todo por un mensaje claro, directo y firme —autoritario pero efectivo.

 

  1. Taiwán, máxima vigilancia

Tres semanas antes de confirmarse el primer caso de contagio se toman cartas en el asunto.

Desde el último día de 2019 se hacen chequeos de fiebre y temperatura en todos los vuelos provenientes de Wuhan. Aquellos que presentan síntomas o han estado en contacto en los últimos 14 días con un probable portador del virus son puestos en cuarentena en sus casas o en sitios especiales. Aisladas, las personas deben monitorear sus síntomas constantemente; checar su temperatura dos veces al día, usar cubrebocas si viven con más personas y responder diariamente a las llamadas telefónicas del equipo de enfermedades infecciosas.[5]

A todas estas personas el gobierno les proporciona un teléfono especial al que deben marcar y desde el cual se localiza su ubicación. Si se pierde la señal o se encuentra apagado más de 15 minutos se activa una alerta para las autoridades. Al enviarse una de estas alertas las autoridades llaman constantemente para comprobar que la persona sea quien dice ser, el lugar donde se encuentra, y revisar el historial médico y de viajes. La policía hace chequeos iniciales a las casas para revisar que todo esté en orden. Si la persona sale de casa la policía tiene la obligación de encontrarla. Quienes no responden son buscados y entregados a las autoridades.[6]

A pesar de las estrictas medidas nunca se violan los estándares de privacidad para detectar números personales, tarjetas de crédito o cámaras de seguridad. No obstante, las personas que desobedecen la cuarentena y salen de casa son multadas hasta con 10 mil dólares. Se prohíbe el aumento de precios a los productos que ayudan a combatir la pandemia y se multa a quienes no hagan caso a las medidas hasta con 33 mil dólares.[7]

 

  1. Corea del Sur, el precio de la privacidad

Con la aprobación para que las manufactureras nacionales produzcan kits de prueba y la alianza de compañías privadas y el gobierno, este país pone en marcha una estrategia de testing masivo. La prueba dura siete minutos y se hace en todos los lugares públicos posibles, desde drive through hasta cabinas de teléfonos.[8]

Después de cada prueba las cabinas se desinfectan y ventilan, lo que permite que en cada cabina se hagan 70 u 80 pruebas cada día. Los médicos dicen que se sienten más seguros haciendo las pruebas en drive through pues es más rápido que en las cabinas y no hay necesidad de un proceso de desinfección. Las pruebas son gratis y el resultado se recibe en un celular como mensaje un día después. El sector privado es clave para actuar de manera efectiva y eficiente; 90% del sector salud en Corea del Sur y 90% de la capacidad de hacer pruebas corre a cargo de instituciones privadas.[9]

La aplicación Coronamap es la verdadera heroína en la pandemia pues con ella los usuarios pueden saber en dónde se encuentran las personas contagiadas o que son contactos de contagios, así como los lugares que han visitado, para tomar precauciones. Actualizada minuto a minuto y ocultando la identidad, se sabe cuáles autobuses toman e incluso si usan un cubrebocas. La aplicación les envía mensajes para avisarles de un nuevo contagio o posibilidad de contacto, pero no solo se envía a personas que están en el área, hay un equipo que revisa a los contagiados y los lugares por donde pasan y determinan quiénes más pueden haber sido contagiados.[10]

 

  1. Australia, ventajas de una división coordinada

Lo que hace especial el caso australiano es el plan de tres pasos con el que progresivamente incorpora las actividades normales a la sociedad. En estos pasos cada estado y territorio decide de manera independiente cómo proceder, tomando en cuenta las circunstancias locales, con la posibilidad de que los diferentes estados se muevan a velocidades distintas.[11]

El plan de tres pasos toma en cuenta 10 sectores específicos: Reuniones y trabajo, Educación y guarderías, Compra y venta, Cafés y restaurantes, Entretenimiento, Deportes y recreación, Alojamiento, Bodas, funerales y servicios religiosos, Peluquerías y servicios de belleza, y Viajes locales.

Son cuatro los puntos clave que dictan si un estado puede avanzar a una segunda o tercera etapa en las distintas áreas posibles: los patrones de la enfermedad a lo ancho y largo de todo el país; la capacidad de la estrategia de salud para vigilar, detectar, aislar y hacer pruebas suficientes a quienes lo necesiten; la eficiencia del sistema de salud para responder a los brotes de covid–19 y las necesidades de salud cotidianas, y el nivel de respuesta de las personas a las medidas establecidas, o sea, si responden de manera adecuada a ellas.

El gobierno deja en claro desde el principio que no temen retroceder del tercer paso al segundo, o del segundo al primero si la situación lo requiere, teniendo siempre como prioridad alcanzar un estado de seguridad, sin importar el tiempo que tome hacerlo.

Australia también utiliza una app poco invasiva. Cuando la aplicación entra en contacto con otro usuario registra la fecha, la hora,
el tiempo que estuvo en contacto con el usuario y la distancia entre estos, pero tiene estrictamente prohibido rastrear la ubicación de la persona. Si la persona da permiso de utilizar sus datos encriptados
al salir positiva en la prueba las autoridades competentes llaman a las personas que tuvieron contacto con ella para hacerles saber el procedimiento que deben seguir.[12]

 

  1. Reino Unido, la importancia de la anticipación

El primer ministro, Boris Johnson, no convoca a una junta con el Comité de Emergencias para las Crisis cuando se confirma el primer caso de coronavirus en el Reino Unido, en cambio ordena al secretario de Salud que se encargue de la situación. Al anunciarse de manera oficial el inicio de la pandemia Johnson dice en conferencia de prensa que muchas familias perderán inevitablemente a sus seres queridos. Un día después el Festival de Cheltenham se encuentra abarrotado y Johnson dice que hay pocas razones médicas para prohibir este tipo de actividades.[13]

A pesar de que los científicos están preocupados por las posibles consecuencias del virus, Johnson tiene otra agenda. No asiste a juntas del Comité de Emergencias para las Crisis y saluda de mano a personas en hospitales, incluso a principios de marzo. El gobierno deposita su esperanza en los médicos para producir las pruebas y espera que las necesidades adicionales se compren a otros países. Es un problema global y no hay a quién comprar los suplementos necesarios, pues todos los necesitan e incluso compiten por ellos.[14] El Reino Unido es el último de una larga fila que aún espera pruebas para su población.

Ante la falta de pruebas, la presión del resto de Europa y de su propia gente, el Reino Unido se ve obligado a comprar kits a China que aún no han sido probados. Tienen solo 24 horas para responder a la propuesta de 20 millones de dólares por los kits, que deben pagarse por adelantado. Los británicos optan por comprar millones de kits defectuosos que no sirven para diagnosticar correctamente, y pierden una fortuna.[15]

 

  1. Suecia, poder al experto

Lo que distingue a Suecia de los demás países es la competencia de sus departamentos; el Departamento de Salud es independiente del gobierno y autónomo respecto de las medidas para enfrentar el virus. Las fronteras permanecen abiertas, solo se emiten avisos y advertencias a las ciudades y los países de mayor riesgo, pero nunca se ordena una prohibición. La estrategia se basa en la capacidad de la ciudadanía de preocuparse por su salud y en su criterio para saber qué hacer y qué no.[16]

Más de 20 científicos y médicos virólogos critican al Departamento de Salud; exigen que se cierren escuelas, restaurantes y que se confine a personas de la tercera edad, y el uso obligatorio de equipo de protección, así como el distanciamiento físico y cambiar de estrategia lo antes posible. Andrés Tegnell, jefe epidemiólogo de la estrategia, dice que es responsabilidad del ciudadano no propagar la enfermedad.[17]

El Departamento de Salud Pública enlista en su sitio web las medidas que deben tomarse para evitar el contagio, las cuales se limitan a quedarse en casa cuando las personas sientan síntomas, y una vez pasados estos tomarse un par de días más para prevenir un nuevo contagio.[18]

La estrategia pretende no quebrar la economía, pero las finanzas suecas son muy parecidas a las del resto del mundo. Magdalena Anderson, ministra de Economía, dice que la tasa de desempleo probablemente llegue a 13% y el producto interno bruto disminuya a 10%.[19]

A principios de junio Tegnell acepta las fallas en la estrategia y dice que hay mucho espacio para mejoras; se dice arrepentido por la manera en que manejó la situación.[20]

 

  1. Brasil, las batallas del presidente

Además de la batalla contra el coronavirus, Brasil está enfrascado en otra: la del propio presidente, Jair Bolsonaro, contra funcionarios de su gobierno.

A pesar de que no pocos miembros del gabinete quisieron convencer al presidente de llamar a una cuarentena nacional, este prefiere dar prioridad a la economía y desdeñar la amenaza; declara que los expertos exageran y que el virus pasará pronto.[21]

La estrategia de Bolsonaro solo toma en cuenta el aislamiento de personas de la tercera edad y personas en situación de riesgo. Luiz Henrique Mandetta, ministro de Salud, no está de acuerdo y aboga por el aislamiento amplio y la cuarentena nacional. Tras las críticas, aclara su postura y afirma que siempre dirá la verdad, aunque no sea lo que el presidente quiera escuchar. Días más tarde Bolsonaro corre a Mandetta y 15 expertos en salud renuncian tras la destitución de su jefe. El presidente los sustituye con militares.[22]

Negligente ante la situación de emergencia por la que pasa el país, Bolsonaro comienza a levantar las medidas de clausura. Expande la lista de negocios esenciales a puestos de comida, tiendas comerciales, restaurantes, medios de trasporte, negocios de bodegas y talleres de reparación de autos; permisos que da sin consultar con Nelson Teich, nuevo ministro de Salud, lo cual representa el quiebre de una relación que apenas comienza.[23]

En mayo Bolsonaro aprueba una ley que exenta a los servidores públicos de responsabilidad por sus respuestas a la pandemia, a menos que sea una acción con un alto grado de negligencia. Al día siguiente el nuevo ministro de Salud, Teich, presenta su renuncia por diferencias con el presidente.[24]

Bolsonaro da positivo en dos ocasiones a covid–19.

 

  1. Estados Unidos, todo estará bien

El día que se confirma el primer caso de coronavirus el presidente Donald Trump asegura, aun antes de asignar una fuerza especial, que todo está bajo control, se trata tan solo de una persona. A principios
de marzo, cuando la pandemia ya es una funesta realidad, Trump dice que todas las personas que quieran pueden hacerse una prueba, algo que en
ese momento es completamente falso.[25]

Para entonces apenas tres mil personas en todo el país se han hecho la prueba, una persona por cada 100 mil habitantes. Días antes de declararse una emergencia nacional Trump dice que la gripe estacional es mucho más peligrosa que el nuevo virus y que no deben preocuparse, pues en abril el calor lo matará. A pesar de las recomendaciones de distanciamiento físico Trump habla de lo innecesario de la cuarentena nacional pues no todos los estados se encuentran en situación crítica. Anthony Fauci, jefe del Grupo de Trabajo sobre el Coronavirus de la Casa Blanca, dice no entender la razón por la cual el país no entra en cuarentena.[26]

Ignorando las recomendaciones de algunos estados de mantenerse en casa, se suscitan protestas que rechazan la orden y piden la liberación de los estados; en ocasiones piden incluso la renuncia de sus propios gobernadores. Trump lanza tuits en apoyo a los mútiples manifestantes.[27]

Según el presidente, los gobernadores de cada estado tienen la responsabilidad de conseguir el equipo necesario y no deben ver al gobierno federal como un repartidor. Esto obliga a los gobernadores a competir por ganar el escaso equipo de protección que se importa de otros países. Como dice el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, “Es como estar en eBay con otros 50 interesados, ofertando por un ventilador para ver quién se lo queda”.[28] La cifra de muertos se acerca a los 140 mil.

 

  1. México, una confianza excesiva

El día en que se confirma el primer caso de coronavirus en México el presidente Andrés Manuel López Obrador desdeña la gravedad de la situación y dice que no es algo terrible; compara el coronavirus con
la influenza y dice que esta última es más grave.[29]

Vive Latino, un festival musical que se celebra en la Ciudad de México, no se cancela a pesar de haberse declarado ya la jornada de sanidad. Más de 40 mil personas se dan cita ahí; turistas de Europa y Estados Unidos entran al país sin ninguna restricción.[30]

En abril el presidente, siempre sin cubrebocas, se conduce y habla como si no existiera la enfermedad; en sus giras abraza y besa a gente. Con más de 500 muertos declara que la situación le viene al país como “anillo al dedo”. El subsecretario de Salud, Hugo López–Gatell, dice que “el presidente es una fuerza moral, no de contagio” y predice que no habrá más de seis mil muertos. A mediados de abril el presidente afirma que la pandemia está domada y que se ha logrado aplastar la curva de contagios.[31]

Con 9,500 casos y 850 fallecidos el país entra en la tercera fase de la pandemia. Nunca se explica realmente en qué consiste esta fase, solo que el virus se ha propagado a una mayor cantidad de la población. Con la conducta y los mensajes del presidente, que ignora las declaraciones del personal médico, no hay más que confusión.

En el aspecto económico México también va a contracorriente. Es el único país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que no diseña ningún plan masivo para apoyar la economía y proteger el empleo.[32]

Constantemente el gobierno dice que el número de muertes diarias no es correcto.[33] Sin embargo, existe un conflicto clave, si las cifras oficiales no son del todo correctas ¿cómo se puede saber si el número de contagios y su incidencia realmente son exactas como para proceder? Los muertos por covid–19 rondan ya los 40 mil y los pronósticos para noviembre son dramáticos: hasta 90 mil, según la Organización de las Naciones Unidas.

 

  1. Área metropolitana de Guadalajara, por su cuenta

Una semana antes de que el gobierno federal decidiera qué hacer frente a la pandemia el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, pone en marcha medidas precautorias. Las universidades anuncian la suspensión de actividades y clases presenciales y su activación en línea. Todas las escuelas suspenden labores, se cierran casinos, bares, salones de eventos, centros nocturnos y cantinas. Para aminorar la velocidad de los contagios el gobernador pide a la población que se quede en casa durante cinco días y pide cerrar el aeropuerto de Guadalajara, pero no se da el permiso. Son acciones del estado antes de que se llame a la emergencia desde la capital.[34]

Se instalan filtros sanitarios en las principales entradas y salidas del área metropolitana de Guadalajara con la finalidad de verificar el estado de salud de quienes entran y salen, y se busca evitar el flujo masivo de personas limitando el tránsito vehicular y desincentivando la salida y llegada de vacacionistas.[35]

Ante la negativa de la Federación de permitir las pruebas rápidas avaladas por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés), de Estados Unidos, el Gobierno de Jalisco y la Universidad de Guadalajara presentan el plan “Radar Jalisco: sistema activo y masivo de detección de casos covid–19”, que permite hacer más de 500 pruebas rápidas en la entidad durante mayo, en tres laboratorios certificados por la Universidad de Guadalajara. De esa manera, “Radar Jalisco” presenta números muy distintos a los de la Federación. Además de dar las cifras en frío, se puede saber en qué municipio residen los contagiados, cuántos se descartan gracias a pruebas realizadas y cuántos sospechosos hay.[36]

Las acciones en el área metropolitana de Guadalajara dejan en evidencia las diferencias entre el presidente y el gobernador. Más allá de los resultados, que lejos de ser buenos tampoco son los peores, será en los próximos meses cuando se podrá apreciar en su debida magnitud el éxito o el fracaso.

 

  1. ¿Normalidad?

México regresa a una rara normalidad, aun cuando los contagios no alcanzan su pico máximo, y cada vez es más complicado predecirlo. Pareciera que las autoridades juegan a la ruleta en el casino.

Con números disparados y una curva que emula la trayectoria de un cohete al despegar, el gobierno federal sigue sin aceptar la dimensión de las cifras —multiplíquense por tres, o por ocho… Las declaraciones del subsecretario de Salud López–Gatell obligan a cuestionarnos, en primer lugar, por qué se permite volver a una “nueva normalidad”, lo cual será inevitable pero que desde ya resulta catastrófica debido a la descuidada planeación, a la negligencia y al ocultamiento de la pavorosa realidad. El presidente se lava las manos en lugar de asumir su responsabilidad y viaja a Estados Unidos a dar gracias a Trump.

México es un país en el que nadie parece tener claridad, no de cómo disminuir los efectos desastrosos de la pandemia, sino a quién acudir para tener medidas y respuestas serias y responsables.

 

  1. Cifras oficiales al 30 de agosto

La cifra oficial de muertos en Jalisco es de 2,226.

La cifra oficial de muertos en México es de 64,158.

Corea del Sur, con 51 millones de habitantes, solo ha registrado 323 muertos.

Vietnam, con 90 millones de habitantes, solo ha registrado 32 muertos.

Japón, con 126 millones de habitantes, solo ha registrado 1,264 muertos.

 

[*] Este trabajo es parte de la investigación del mismo nombre que se realizó en Verano de 2020 en el Proyecto de Aplicación Profesional “Mirar la ciudad con otros ojos. Memorias e identidades”.

[**] Estudiante de la Licenciatura en Comunicación y Artes Audiovisuales del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO).

 

[1]       “Wuhan terminó la cuarentena, pero no volvió a la normalidad: los temores a una segunda ola de la pandemia”. En Infobae, 9 de abril de 2020. Recuperado el 20 de junio de 2020, de https://www.infobae.com/america/mundo/2020/04/09/wuhan-termino-la-cuarentena-pero-no-volvio-a-la-normalidad-los-temores-a-una-segunda-ola-de-la-pandemia/

[2]       OMS. “Report of the who–China Joint Mission on Coronavirus Disease 2019 (covid–19)”, febrero de 2020. Recuperado de https://www.who.int/docs/default-source/coronaviruse/who-china-joint-mission-on-covid-19-final-report.pdf

[3]       “Wuhan terminó la cuarentena…”. Op. cit.

[4]       “Una investigación dio con la fecha exacta del primer caso de coronavirus en el mundo”. En Infobae, 13 de marzo de 2020. Recuperado 19 de junio de 2020, de https://www.infobae.com/america/mundo/2020/03/13/una-investigacion-dio-con-la-fecha-exacta-del-primer-caso-de-coronavirus-en-el-mundo/

[5]       Wang, C.J., C.Y. Ng y R.H. Brook. “Response to covid–19 in Taiwan: big data analytics, new technology, and proactive testing”, en jama, vol.323, núm.14, 3 de marzo de 2020. Recuperado de doi:10.1001/jama.2020.3151

[6]       Lin, C. et al. “Policy Decisions and Use of Information Technology to Fight covid–19. Taiwan”, en Emerging Infectious Diseases, vol.26, núm.7, julio de 2020. Recuperado el 23 de junio de 2020, de https://wwwnc.cdc.gov/eid/article/26/7/20-0574-f1

[7]       Wang, C.J., C.Y. Ng y R.H. Brook. Op. cit.

[8]       Cha, V. y D. Kim. “A Timeline of South Korea’s Response to covid–19”, CSIS, Washington, 27 de marzo de 2020. Recuperado de https://www.csis.org/analysis/timeline-south-koreas-response-covid-19

[9]       Kuhn, A. “Experts Credit South Korea’s Extensive Testing For Curbing Coronavirus Spread”, NPR, Washington, 12 de marzo de 2020. Recuperado de https://www.npr.org/2020/03/12/815097813/experts-credit-south-koreas-extensive-testing-for-curbing-coronavirus-spread

[10]     Fisher, M. “How South Korea Flattened the Coronavirus Curve”, en The New York Times, 10 de abril de 2020. Recuperado de https://www.nytimes.com/2020/03/23/world/asia/coronavirus-south-korea-flatten-curve.html

[11]     Australian Government Department of Health. “covidSafe app”, 3 de junio de 2020. Recuperado de https://www.health.gov.au/resources/apps-and-tools/covidsafe-app

[12]     Australian Government Department of Health. “Easing of coronavirus (covid–19) restrictions”, 12 de junio de 2020. Recuperado de https://www.health.gov.au/news/health-alerts/novel-coronavirus-2019-ncov-health-alert/coronavirus-covid-19-restrictions/easing-of-coronavirus-covid-19-restrictions

[13]     McGee, L. y M. Krever, M. “Where did it go wrong for the uk on coronavirus?”, en CNN, 1 de mayo de 2020. Recuperado de https://edition.cnn.com/2020/04/30/uk/britain-coronavirus-missteps-boris-johnson-analysis-gbr-intl/index.html

[14]     McKie, R. “100 days later: How did Britain fail so badly in dealing with Covid–19?”, en The Guardian, 11 de mayo de 2020. Recuperado de https://www.theguardian.com/world/2020/may/10/100-days-later-how-did-britain-fail-so-badly-in-dealing-with-covid-19, y Perrigo, B. “Coronavirus Could Hit the U.K. Harder Than Any Other European Country. Here’s What Went Wrong”, en Time, 17 de abril de 2020. Recuperado de https://time.com/5823382/britain-coronavirus-response/

[15]     Kirkpatrick, D.D. “u.k. Paid $20 Million for New Coronavirus Tests. They Didn’t Work”, en The New York Times, 7 de mayo de 2020. Recuperado de https://www.nytimes.com/2020/04/16/world/europe/coronavirus-antibody-test-uk.html

[16]     Brueck, H. “Sweden’s gamble on coronavirus herd immunity couldn’t work in the us – and it may not work in Sweden”, en Business Insider, 2 de mayo de 2020. Recuperado de https://www.businessinsider.com/sweden-coronavirus-strategy-explained-culture-of-trust-and-obedience-2020-4?r=MX&IR=T

[17]     Henley, J. “Critics question Swedish approach as coronavirus death toll reaches 1,000”, en The Guardian, 15 de abril de 2020. Recuperado de https://www.theguardian.com/world/2020/apr/15/sweden-coronavirus-death-toll-reaches-1000

[18]     Public Health Agency of Sweden. “covid–19: Protect yourself and others from spread of infection – The Public Health Agency of Sweden”, 25 de junio de 2020. Recuperado de https://www.folkhalsomyndigheten.se/the-public-health-agency-of-sweden/communicable-disease-control/protect-yourself-and-others-from-spread-of-infection/

[19]     Pueyo, T. Coronavirus: “Learning How to Dance”, en Medium, 28 de mayo de 2020. Recuperado de https://medium.com/@tomaspueyo/coronavirus-learning-how-to-dance-b8420170203e

[20]     Domínguez Cebrián, B. “Suecia admite fallos en su estrategia contra la pandemia”, en El País, 3 de junio de 2020. Recuperado de https://elpais.com/sociedad/2020-06-03/suecia-admite-fallos-en-su-estrategia-contra-la-pandemia.html

[21]     Eisenhammer, S y G. Stargardter. “Special Report: Bolsonaro brought in his generals to fight coronavirus. Brazil is losing the battle2, en Reuters, 27 de mayo de 2020. Recuperado de https://www.reuters.com/article/us-health-coronavirus-brazil-response-sp/special-report-bolsonaro-brought-in-his-generals-to-fight-coronavirus-brazil-is-losing-the-battle-iduskbn2321du

[22]     Camarotti, G. “‘Threat doesn’t work’, says Mandetta in calls to ministers”, en Globo.com, 6 de abril de 2020. Recuperado de https://g1.globo.com/politica/blog/gerson-camarotti/post/2020/04/06/ameaca-nao-da-desabafa-mandetta-a-interlocutores.ghtml, y Eisenhammer, S y G. Stargardter. Op. cit.

[23]     Charner, F.; S. Darlington; C. Hu y T. Barnes. “Brazil coronavirus: Timeline of what Bolsonaro said as the virus spread”, en CNN, 28 de mayo de 2020. Recuperado de https://edition.cnn.com/2020/05/27/americas/coronavirus-brazil-bolsonaro-timeline-intl/index.html, y Boadle, A. y L. Paraguassu. “Bolsonaro visita un mercado para insistir en que ‘Brasil no puede parar’”, en Infobae, 29 de marzo de 2020. Recuperado de https://www.infobae.com/america/agencias/2020/03/29/bolsonaro-visita-un-mercado-para-insistir-en-que-brasil-no-puede-parar/

[24]     Charner, F.; S. Darlington; C. Hu y T. Barnes. Op. cit., y Boadle, A. y L. Paraguassu. Op. cit.

[25]     Villarreal, A. “Four months and 100,000 deaths: the defining Covid–19 moments in the US – timeline”, en The Guardian, 29 de mayo de 2020. Recuperado de https://theguardian.com/us-news/2020/apr/25/us-coronavirus-timeline-trump-cases-deaths

[26]     “The lost six weeks when US failed to contain virus”. En bbc News, 12 de mayo de 2020. Recuperado de https://bbc.com/news/av/world-us-canada-52622037/coronavirus-the-lost-six-weeks-when-us-failed-to-contain-outbreak

[27]     Gabbatt, A. “Lock Her Up Protests Against Michigan Governor”, en The Guardian, 15 de abril de 2020. Recuperado de https://theguardian.com/world/live/2020/apr/15/coronavirus-us-live-trump-decision-cut-who-funding-sparks-outrage-latest-news-updates

[28]     Zurcher, A. “Things the US has got wrong – and got right”, en bbc News, 1 de abril de 2020. Recuperado de https://bbc.com/news/world-us-canada-52125039, y Zurcher, A. “Things the US has got right – and got wrong”, en BBC News, 13 de mayo de 2020. Recuperado de https://bbc.com/news/world-us-canada-52579200

[29]     “Cronología: las polémicas declaraciones de López Obrador sobre la pandemia del coronavirus en México”. En Infobae, 14 de mayo de 2020. Recuperado de https://infobae.com/america/mexico/2020/05/14/cronologia-de-una-pandemia-las-polemicas-declaraciones-de-lopez-obrador-sobre-el-coronavirus-en-mexico/

[30]     Pickrell, E. “Mexico’s coronavirus battle began late”, en San Antonio Express News, 13 de abril de 2020. Recuperado de https://expressnews.com/news/us-world/border-mexico/article/Mexico-s-coronavirus-battle-began-late-15193684.php#photo-19285990

[31]     “Cronología: las polémicas declaraciones…”. Op. cit.

[32]     Coparmex. “Gobierno de México mala estrategia y errática comunicación frente al covid–19”, 22 de junio de 2020. Recuperado de https://coparmex.org.mx/54308-2/

[33]     Morán Breña, C. “México inicia la vuelta a la normalidad más confusa”, en El País, 1 de junio de 2020. Recuperado de https://elpais.com/sociedad/2020-06-01/mexico-inicia-la-vuelta-a-la-normalidad-mas-confusa.html

[34]     “Coronavirus Jalisco: Casos confirmados de covid–19 al 23 de mayo”. En El Universal, 24 de mayo de 2020. Recuperado de https://eluniversal.com.mx/estados/coronavirus-jalisco-casos-confirmados-de-covid-19-al-23-de-mayo

[35]     Gobierno del Estado de Jalisco. “Instalan filtros sanitarios en carreteras de Jalisco para evitar propagación del covid–19”, 4 de marzo de 2020.  Recuperado de https://jalisco.gob.mx/es/prensa/noticias/103233

[36]     Gobierno del Estado de Jalisco. “Ante negativa de la Federación a pruebas rápidas, Gobierno de Jalisco y UDG presentan el plan ‘Radar Jalisco: Sistema de detección activa covid–19’”, 14 de abril de 2020. Recuperado de https://jalisco.gob.mx/es/prensa/noticias/103373